Página 1 de 1
 
 

Mensaje Dispón de una hora diaria para platicar con tu mujer

#1  Graciela Sab 07 Abr, 2018 10:45

Hay varias razones por las que un esposo decide trabajar TODO el día:

  • Por su deseo de proveer de todo lo necesario a su familia, inclusive lo que no es verdaderamente necesario, como caprichos o antojos.
  • Por su deseo de permanecer el mayor tiempo fuera de casa.
  • Encadenado al anterior, porque está conviviendo con alguna compañera de trabajo.

Incluso, llevando el primer deseo al extremo, la pareja acuerda que la mujer también trabaje, con el argumento de que hay muchas necesidades qué superar.
La realidad es que no es plan del Eterno que la mujer trabaje, ni que el varón trabaje TODO el día. Si una pareja está llevando ese tren de vida, es síntoma innegable de falta de fe, y el resultado es fatal por necesidad.

Partiendo del supuesto que eres un varón que está intentando retornar a la fe original, y quieres ajustar tu vida familiar al modelo bíblico, he aquí un enorme y grandísimo consejo para que comiences.

Es muy común el creer que el varón viene agobiado del trabajo y que lo que menos desea es llegar a casa y escuchar miles de quejas domésticas de su mujer; sin embargo, el varón conforme al corazón del Eterno entiende que, al mismo tiempo que él estuvo trabajando por horas, su mujer TAMBIÉN estuvo trabajando por horas en el hogar. Al mismo tiempo que él se cansó, ella también se cansó.

Trágicamente se ha aceptado la premisa de que el trabajo de ama de casa NO es un trabajo real. Bueno, es muy real la ropa limpia, la casa aseada, la comida preparada, y los hijos yendo a la Escuela. Es más, el simple hecho de que ALGUIEN se quede en casa, ya es una pequeña garantía de que los amantes de lo ajeno no verán como posibilidad atracar tu casa.

Recordemos cómo empezó la primera pareja: siendo ellos solos, y el Eterno como compañía. Supongo que el Padre estuvo dándoles Instrucciones durante el tiempo anterior a la caída; Instrucciones sobre cómo ser esposos y padres. Claro, muchos de estos consejos se fueron a la basura una vez que Adán y Eva pecaron y fueron expulsados del Jardín. Sin embargo, algo debieron haber hecho bien, desde el momento en que tanto Abel como Set fueron buenos hijos. Así que ahí los tenemos al principio, ellos dos solos, platicando y compartiendo sus más íntimos pensamientos. Es decir, fueron amigos al mismo tiempo que esposos.

Esa amistad es algo que jamás te puedes dar el lujo de perder; inclusive si tu relación comenzó al revés, y nunca han sido realmente amigos, porque brincaron súbitamente de ser compañeros de cama a ser esposo y esposa con hijos, es primordial que fortalezcan su comunicación como pareja. ¿No conoces a tu esposa en realidad? No te dejes comer el mandado por el enemigo, pon manos a la obra.

platica_esposos


Comienza con apartar al menos una hora al día para estar con ella, escuchar lo que tenga que platicarte de tus hijos ¡te asombrarás de las cosas que conocerás de ellos! Tal vez tú te sientas tentado de platicarle a ella cómo te fue en el trabajo; pero seamos realistas: posiblemente muchos de los tecnicismos ella no los entenderá. Ella querrá saber cómo te llevas con tus compañeros, con tus superiores, con los subalternos. Y tú debes desear saber cómo se siente ella fungiendo como ama de casa, esposa, madre, amiga, vecina, hija, etc.

También es muy importante este tiempo porque es el momento de toma de decisiones, de platicar pros y contras de tal o cual asunto que les incumbe a todos como familia, y a los dos como pareja. Es el tiempo de exponer lo que a cada uno le incomoda, y también lo que le agrada (¡OJO, esto es muy importante, siempre inclúyelo!). Es el tiempo de orar juntos por alguna necesidad, o simplemente para dar gracias por un día más en que el Eterno los cuidó.

Al principio puede ser que una hora no les baste para exponer todo lo que traen acumulado; sobre todo si nunca lo has hecho, y ya tienes varios años de casado. No te desanimes; si algún tema queda inconcluso, preséntenselo al Padre en oración, pidiéndole que al día siguiente les permita continuar platicándolo.

O también puede ser que terminen quedándose sin temas de conversación a los pocos minutos, debido a la suspicacia de alguno de los dos, el no querer exponer sus puntos vulnerables al otro. No te desanimes, utiliza el tiempo restante para permanecer junto a ella y con tus hijos. Jamás te alejes antes de que se cumpla el tiempo que el Eterno te ha asignado para pasarlo diariamente con ellos.

Y SIEMPRE terminen ese tiempo con una oración de agradecimiento, aprovecha para orar por tu unión de pareja, por ella para que el Eterno la fortalezca en el trajín diario (es muy importante que ella sepa que tú aprecias lo que ella hace por cuidar tu familia mientras tú trabajas), ora por ti mismo para que el Padre te preserve y te cuide de cualquier tentación (es muy importante que ella ESCUCHE esta oración), y por tus hijos, agradeciendo al Padre por el cuidado y la protección en la Escuela. Anima a tu esposa a que ella también ore; una sugerencia puede ser que se turnen, un día tú, un día ella. Pero siempre toquen los mismos puntos en oración. No es necesario que sean campeones maratónicos orando por horas; el Padre desea corazones sinceros, y eso se le demuestra no en oraciones kilométricas, sino en el agradecimiento por Su fidelidad, y por el deseo de obedecerle.


Cuando te digo que este consejo es de lo más importante, es porque éste fue uno de los grandes motivos que tuve para separarme de mi segundo esposo. Te lo platicaré para que no cometas el mismo error.

Aún antes de ser creyente, yo sabía que era IMPRESCINDIBLE para la pareja el poder platicar aunque sea unos minutos diarios, sobre todo cuando había detalles que a mí me lastimaban, y que intuía que sería fatal que no se atendieran. Uno de ellos era la tendencia de él de dejar siempre sus cosas tiradas por todos lados, lo cual hacía extremadamente pesada la tarea de mantener limpia la casa, sobre todo tomando en cuenta que yo también trabajaba, y muchas horas al día. El otro detalle era la intromisión de su mamá en nuestros asuntos.

Le planteé la necesidad de tener un tiempo para nosotros dos, una vez que todos los niños se hubieran ido a la cama. Aunque él estuvo de acuerdo, nuestras pláticas siempre se desarrollaron de la siguiente manera:

Comenzábamos relativamente temprano la plática, considerando que duraría una hora como máximo (los dos teníamos que levantarnos exageradamente temprano por la mañana). Él nunca tenía nada qué decir, yo era la que comenzaba siempre la plática; durante todos los minutos que yo duraba exponiéndole las situaciones que consideraba requerían atención, él no me miraba, su vista siempre se posaba en otro punto. Cuando terminaba de hablar, me quedaba algunos segundos esperando a ver qué decía, pero él continuaba con su vista fija en algún punto. Cuando yo le insistía en que respondiera algo, él parecía salir de un trance con un pequeño sobresalto y me decía ¿Qué, qué quieres que diga? Y yo siempre le contestaba: Pues que me digas qué piensas. Se quedaba de nuevo con su vista fija en algún punto, y yo pensaba que se quedaba meditando. Pero cuando pasaban los segundos y seguía en silencio, yo volvía a insistirle, y él como que salía del trance. ¿Me lo puedes repetir? Es que no escuché, me decía. Yo volvía a repetirle lo que le había dicho, y al terminar, se repetía de nuevo el proceso. ¿Qué, qué me dijiste? No escuché ¿me lo puedes repetir? Así pasábamos más de una hora, hasta que yo, exhausta por el trajín del día, siendo a veces las 11 de la noche, terminaba la plática determinada a continuar insistiendo la siguiente noche. De todos modos, pensaba yo, ya le dije lo que me incomoda, y él hará algo al respecto.

Pero no. Los días pasaban y yo no veía absolutamente ningún cambio, ningún intento por corregir lo que me incomodaba. Todas las noches que lo presionaba para que se sentara conmigo a platicar, se repetía el mismo proceso, una y otra vez durante ocho años.

Cuando le avisé que había decidido separarme de él, me preguntó con una enorme y genuina sorpresa ¡¿Por quééééé?! Yo le respondí: Tú ya sabes por qué, te lo he estado diciendo cada noche. Me insistió muchas veces para que le dijera por qué, y yo cada vez le contestaba lo mismo: Tú ya sabes por qué, te lo repetí hasta el cansancio cada noche durante ocho años. Hasta que no pudo más y me confesó lo inimaginable: Todas esas noches, mientras yo le exponía mis quejas, él fijaba sus ojos en un punto de la pared o del suelo, y contaba las rayitas o cuadritos, evadiéndose totalmente del momento. Por eso cuando yo le pedía una respuesta, parecía que salía de un trance. No parecía: salía de un trance. Era verdad cuando me decía: ¿Puedes repetirme lo que dijiste? Es que no escuché. Todos esos años yo pensaba que simplemente lo hacía para ganar tiempo; pero no, literalmente nunca, jamás me escuchó. Y la explicación que me dio es que hacía lo mismo con su mamá, cuando ella lo regañaba o se quejaba de algo; él se evadía contando rayitas o cuadritos de la pared o del suelo, esperando a que pasara la tormenta. La diferencia entre su mamá y yo es que yo sí le exigía respuesta; pero nunca pudo dármela. En realidad JAMÁS se enteró de lo que a mí me lastimaba. Hasta la fecha, él no sabe a ciencia cierta los motivos que tuve para abandonar un matrimonio tan frustrante, en el cual viví exactamente los mismos problemas desde el principio durante ocho años, sin un asomo de cambio ni de deseo de cambiar nada.

Por favor, varón que estás leyendo esto. Nunca jamás le hagas eso a tu esposa. Escúchala con los oídos del Eterno, ámala con el corazón del Eterno, y cuídala como lo hace el Eterno.

Que te sea de bendición, ¡Shalom!  
 



 
avatar
blank.gif Graciela Femenino
Site Admin
 
Registrado: Octobre 2017
Mensajes: 287
  • Volver arriba Página inferior
 



Página 1 de 1
 


Ocultar¿Este tema fue útil?
Compartir este tema
Correo a un amigo Facebook Twitter Windows Live Favorites MySpace del.icio.us Digg SlashDot google.com LinkedIn StumbleUpon Blogmarks Diigo reddit.com Blinklist co.mments.com
technorati.com DIGG ITA linkagogo.com meneame.net netscape.com newsvine.com yahoo.com Fai Informazione Ok Notizie Segnalo Bookmark IT fark.com feedmelinks.com spurl.net
Enlazar este tema
URL
BBCode
HTML



Usuarios navegando en este tema: 0 registrados, 0 ocultos y 0 invitados
Usuarios registrados conectados: Ninguno