Página 1 de 1
 
 

Mensaje ¿Qué significa la navidad para el Señor?

#1  Graciela Lun 10 Dic, 2018 19:44

MI TRANSICIÓN DE CRISTIANA NAVIDEÑA DOMINICAL, AL PUEBLO DE ISRAEL

navidad


Difícilmente  podría yo encontrar una persona a la que le fascinara tanto la navidad  como a mí. Desde niña la anhelaba, las reuniones familiares en paz y  armonía, con felicidad y mucho contentamiento de estar juntos, riéndose y  disfrutando la compañía mutua. Deseaba con desesperación poder sentarme  a una mesa bien adornada, con un  suculento pavo en medio, ensaladas,  postres y dulces… ver la casa llena de luces y adornos, y un enorme  árbol. Lo único que tuve de niña, de todo eso, fueron los adornos y el  árbol; los traumas familiares de la niñez de mi mamá le provocaban que,  justo el mero día 24, con o sin motivo, ella montaba en cólera y se  encerraba en su cuarto hasta el día siguiente. Fue muy doloroso para mí,  cada año regresar a la escuela en enero, y escuchar a mis amigos  relatar entusiasmados lo maravillosas que habían sido sus vacaciones.

Cuando me hice adulta y tuve a mi hija, en  cuanto pude, comencé a esforzarme por darle navidades tal y como yo lo  anhelaba; decidí que ella y a sus hermanos tendrían lo que yo nunca  tuve. Y así fue.

Tengo maravillosos recuerdos de navidades especiales, con personas que ya se han ido, o que no veo desde hace muchos años.

Cuando me convertí a Cristo, las navidades  cobraron un significado más especial, pues ahora tenía más familia con  quien celebrarla.

Yo desde niña sabía de sus antecedentes  paganos, que Jesús no había nacido el 24 de diciembre, y que esa fecha  se había escogido para sincretizar (combinar) la doctrina cristiana con  la pagana, y así eliminar factores de disturbios religiosos. Pero no me  importaba, me gustaba demasiado, y la verdad, eso no me perturbaba.
Lo que siempre me perturbó fue la pequeña  “n”, esa nota al pie que está en las Biblias cada vez que se menciona la  palabra “reposo”, y que dice “Aquí equivale a sábado”. Pero yo jamás  relacioné una cosa con la otra.

Un día, alrededor del mes de octubre, hace  como unos cuatro años, estaba buscando información sobre halloween, para  un artículo en mi foro, cuando, en las sugerencias, vi un video llamado  “¿Verdad o Tradición? ¿Deben los cristianos celebrar la navidad y la  Pascua?” Me le quedé mirando indecisa por unos segundos, con el dedo en  el mouse, listo para darle play al otro video, a sabiendas de que hablaría sobre el origen pagano de la navidad… luego de ese titubeo, lo  abrí, sintiendo literalmente que me tiraba de clavado a una piscina de  aguas heladas y oscuras.

A los pocos minutos, mi corazón estaba  acelerado, y sentía que la cara me ardía de la vergüenza… ¡Qué  insensible había sido a Dios! ¡Qué indiferente a Sus mandamientos! ¡Con  cuánto egoísmo había abrazado la navidad, sin importarme realmente, sin  preguntarme nunca qué pensaba Dios al respecto!

¿Cuántos años tienes…? ¿Quince, veinte,  treinta, cuarenta? Yo tenía 55 cuando vi el video. Y para esa fecha ya  tenía más de 30 años celebrando la navidad, veinte de ellos en el  cristianismo, diciéndome amante de Jesús, su seguidora, su servidora…

Una vez que se acabó el video, ya no pude  quitarme de la mente todas las advertencias del Señor ante el pecado de  cristianizar lo pagano, de mezclar lo santo con lo profano.

 Muy a mi pesar, tuve que tomar la decisión  de abandonar la navidad, y al principio eché tanto de menos las luces,  el árbol, el pavo, el ambiente festivo, las canciones navideñas. Pero al  recordar que apestan a paganismo, y el Señor arruga su nariz y siente  náuseas con esa festividad, simplemente reafirmé mi decisión.

No fue  fácil, pero apliqué
Filipenses 4:13 escribió: 
Todo lo puedo en el Mesías que me  fortalece.

Ahora déjame decirte algo. Durante 3 décadas  yo disfruté la navidad, me hacía feliz, me encantaban las fiestas  evangelísticas donde hablábamos del amor de Dios al haber enviado a su  Hijo Jesús a nacer y morir por nosotros.

Toda la gente siente igual, y muchos me  dicen “No puede ser que no le agrade a Dios, si es una fiesta tan  bonita, nos reunimos los familiares, vemos a gente que en todo el año no  vemos, ayudamos a otros, evangelizamos, atendemos a los niños pobres,  etc. Si fuera algo malo, Dios me lo haría sentir. No creo que Dios se  enoje conmigo, si conoce mi corazón y que mis intenciones son buenas.”
Puras premisas anti bíblicas, puras mentiras del satán. Ninguno de esos argumentos tiene base bíblica.
  1. Si la raíz es pagana, los frutos son malos,  podridos, apestosos.
    Mateo 7:18‭-‬19 escribió: 
    No puede el buen árbol dar malos frutos, ni el  árbol malo dar frutos buenos. Todo árbol que no da buen fruto, es  cortado y echado en el fuego.

  2. ¿Qué nos prohíbe reunirnos con nuestra  familia cada año, sin necesidad de celebrar algo que es abominable al  Señor? Incluso podría ser en otras vacaciones.
  3. ¿Qué nos impide ayudar a otros en otras  fechas? ¿Por qué tiene que ser justo en diciembre? E incluso en  diciembre ¿por qué tiene que ser bajo la celebración de esta fiesta  sincrética?
  4. En ninguna parte de la Escritura está el  permiso de utilizar elementos paganos para comunicar el Nuevo Pacto. Ni  los profetas, ni Yeshúa, ni los apóstoles necesitaron paganismo para  predicar.
  5. Hay mandamiento en contra de incorporar las  prácticas paganas.
    Deuteronomio 12:29‭-‬31 escribió: 
    Cuando Jehová tu Dios haya destruido delante de ti  las naciones adonde tú vas para poseerlas, y las heredes, y habites en  su tierra, guárdate que no tropieces yendo en pos de ellas, después que  sean destruidas delante de ti; no preguntes acerca de sus dioses,  diciendo: De la manera que servían aquellas naciones a sus dioses, yo  también les serviré. No harás así a Jehová tu Dios; porque toda cosa  abominable que Jehová aborrece, hicieron ellos a sus dioses; pues aun a  sus hijos y a sus hijas quemaban en el fuego a sus dioses.

  6. Habiendo prohibición contra la  cristianización de la Saturnalia, ¿cómo puedo yo confiar en mis  sentimientos y en mis sensaciones para juzgar si algo es bueno o malo?  Por dos décadas me confesaba hija de Dios, y fui feliz celebrando la navidad,  y enseñando a mis hijos a celebrarla. ¿Significa entonces que no  habitaba en mi el Espíritu Santo del Eterno? ¿Cómo me pudo permitir  estar tan engañada por tanto tiempo? No puedo saberlo; pero de lo que  estoy segura fue de que, en cuanto escuché Su voz, atendí, investigué,  escudriñé la Escritura, y tomé una decisión cuando me di cuenta del  pecado que estaba cometiendo.
    Salmos 95:7-11 escribió: 
    Porque él es nuestro Dios; Nosotros el pueblo de su prado, y ovejas de su mano. Si  oyereis hoy su voz, No endurezcáis vuestro corazón, como en Meriba, Como en el día de Masah en el desierto, Donde me tentaron vuestros padres, Me probaron, y vieron mis obras. Cuarenta años estuve disgustado con la nación, Y dije: Pueblo es que divaga de corazón, Y no han conocido mis caminos. Por tanto, juré en mi furor Que no entrarían en mi reposo.
    No, no esperé a que me hablara el Espíritu Santo al oído, de una forma sobrenatural; pude discernir que era la voz del Eterno la que me guiaba.
  7. No hay mandamiento para celebrar el  cumpleaños de Jesús, y no hay registro de una fecha exacta en que nació.  Tampoco se prohíbe recordarlo, pero definitivamente NO en el cumpleaños  de Tamuz, NO con los elementos paganos de los regalos, el árbol, el  muérdago, y muchos más. En todo caso, sería en la Fiesta de Sukot,  alrededor de septiembre u octubre, que es la fecha más aproximada a su  nacimiento.
  8. ¿Cómo no se va a disgustar Dios con quien se  empeña en desobedecerle? Eso es algo que Él aborrece, la rebeldía y la  obstinación.
    1 Samuel  15:23 escribió: 
    Porque como pecado de adivinación es la rebelión, y como  ídolos e idolatría la obstinación. Por cuanto tú desechaste la palabra  de Jehová, él también te ha desechado para que no seas rey.

  9. Es un error confiar en nuestro corazón.  
    Jeremías 17:9 escribió: 
    Engañoso es el corazón más que todas las cosas, y perverso; ¿quién lo  conocerá?

  10. No hay base escritural donde diga que a Dios  le importan las intenciones de nuestro corazón, excepto cuando se trata  de ofrendar. Sólo recordemos los casos de
    Levítico 10:1‭-‬2 escribió: 
    Nadab y Abiú,  hijos de Aarón, tomaron cada uno su incensario, y pusieron en ellos  fuego, sobre el cual pusieron incienso, y ofrecieron delante de Jehová  fuego extraño, que él nunca les mandó. Y salió fuego de delante de  Jehová y los quemó, y murieron delante de Jehová.
    y  el de Uza
    2 Samuel  6:6‭-‬7 escribió: 
    Cuando llegaron a la era de Nacón, Uza extendió su mano al  arca de Dios, y la sostuvo; porque los bueyes tropezaban. Y el furor de  Jehová se encendió contra Uza, y lo hirió allí Dios por aquella  temeridad, y cayó allí muerto junto al arca de Dios.
    ¿En qué podría basarse alguien para decir que a él o ella no  le pasará igual?

Ya no necesito la navidad; sólo de saber lo que significa para Dios, cómo me vio por tantos años inmersa en ese sincretismo, puedo pasar por los pasillos llenos de adornos vistosos, y luces centelleantes, y mi espíritu se duele del engaño en el que están millones de gentes alrededor del mundo.

¡Shalom!
 



 
avatar
blank.gif Graciela Femenino
Site Admin
 
Registrado: Octobre 2017
Mensajes: 413
  Compartir
  • Volver arriba Página inferior
 



Página 1 de 1
 


Ocultar¿Este tema fue útil?
Compartir este tema
Correo a un amigo Facebook Twitter Windows Live Favorites MySpace del.icio.us Digg SlashDot google.com LinkedIn StumbleUpon Blogmarks Diigo reddit.com Blinklist co.mments.com
technorati.com DIGG ITA linkagogo.com meneame.net netscape.com newsvine.com yahoo.com Fai Informazione Ok Notizie Segnalo Bookmark IT fark.com feedmelinks.com spurl.net
Enlazar este tema
URL
BBCode
HTML



Usuarios navegando en este tema: 0 registrados, 0 ocultos y 1 invitado
Usuarios registrados conectados: Ninguno