Página 1 de 1
 
 

Mensaje ¿De qué nos hizo libres el Mesías con su sacrificio?

#1  Graciela Jue 19 Oct, 2017 22:04

COMPARTIENDO LA PALABRA EN LA COMUNIDAD CRISTIANA CRECIENDO EN VICTORIA

A lo largo de estos meses en que el Espíritu Santo del Eterno me ha llevado a hacerme preguntas y más preguntas, muchas de éstas han tenido muy pocas respuesta de pastores, maestros, y otros cristianos. En varias ocasiones, la respuesta que he recibido es que Cristo nos hizo libres, que ahora tenemos libertad en Cristo.

En este artículo analizaré esta respuesta, formulando la pregunta del título:

¿De qué nos hizo libres Jesús?

Para comenzar consulté varias páginas cristianas buscando "¿De qué nos hizo libres Jesús?". He aquí algunas de las respuestas que encontré:
  • Del pecado, de la Ley y de las garras de Satanás.
  • De las reglas y las órdenes... del pecado.
  • Libre de las mentiras, emociones y sentimientos malignos que me tenían prisionero y me impedían gozar de la vida en abundancia que Dios me ofrece.
  • Se han roto las ataduras de los recuerdos dolorosos y de vergüenza.
  • Jesucristo nos hace libres de la esclavitud del pecado, de las necesidades creadas por el mundo y de los afanes o preocupaciones de la vida.
  • Nos hace libres del miedo y la inseguridad, de la angustia y la preocupación.
  • Nos hace libres de todas las cosas materiales de las que el mundo no puede prescindir,
  • Jesucristo no vino para poner nuestras vidas bajo el yugo de las reglas y las órdenes, sino para liberarnos de ellas y del pecado.
  • Él borró la escritura de las ordenanzas, todos los “haz y no hagas” que estaban en contra nuestra.
  • o    La ley no de letra sino del Espíritu de vida en Cristo Jesús, nos ha hecho libres de la ley del pecado y de la muerte. ¡AHORA somos libres! No hay condenación para aquellos que están en Cristo Jesús.
  • Él nos ha liberado del pecado.


Lo primero que noté fue que varios de los escritores de estas páginas ponen como sinónimos los términos Ley y pecado, como si significaran lo mismo; como que la Ley en sí misma era un pecado.

Por lo tanto, comencé por investigar la definición de cada uno de estos conceptos.

DELITO > Acción que va en contra de lo establecido por la ley y que es castigada por ella con una pena grave.
REGLAS > Principio que se impone o se adopta para dirigir la conducta o la correcta realización de una acción o el correcto desarrollo de una actividad. Puede entenderse las reglas como indicaciones que señalan la manera en que se debe desarrollar algo. Los juegos y los deportes, en este sentido, tienen reglas que los participantes deben respetar; de lo contrario, serán sancionados por el árbitro o juez. Si un basquetbolista patea el balón, habrá violado una regla de su deporte.
LEY > Regla o norma establecida por una autoridad superior para regular, de acuerdo con la justicia, algún aspecto de las relaciones sociales. En el ámbito del derecho, la ley es un precepto dictado por una autoridad competente. Este texto exige o prohíbe algo P0 consonancia con la justicia y para el bien de la sociedad en su conjunto.
pecado > 1 Juan 3:4 > 4 Todo aquel que comete pecado, infringe también la ley; pues el pecado es infracción de la ley.

Para definir bien estos conceptos, es necesario entonces la siguiente aclaración:

Toda Constitución, Reglamento o Instructivo consta de dos (o tres) partes.
  • Define el delito, la infracción, lo que se permite y lo que no se permite. Esta parte es muy importante porque es la que nos dice lo que sí debemos hacer, y lo que no debemos. Es decir, nos instruye acerca de cuáles son nuestros comportamientos aceptables para la legislación, y los no aceptables.
  • Especifica la multa, castigo o sanción para el que transgrede la Constitución, Reglamento, o Instructivo en cualquiera de sus partes.
  • Opcional: especifica el premio o recompensa para el que cumple con todo.

Más adelante veremos qué tan importante es recordar esto.

VERSÍCULOS QUE NOS RECUERDAN QUE EL SEÑOR NOS HA HECHO LIBRES EN EL MESÍAS
Colosenses 1:14-14 escribió: 
Porque El nos libró del dominio de las tinieblas y nos trasladó al reino de su Hijo amado, en quien tenemos redención: el perdón de los pecados.

Isaías 59:20 escribió: 
Y vendrá un Redentor a Sion y a los que en Jacob se aparten de la transgresión --declara el SEÑOR.

Mateo 1:21 escribió: 
Y dará a luz un hijo, y le pondrás por nombre Jesús, porque El salvará a su pueblo de sus pecados.

1 Tesalonicenses 1:10 escribió: 
y esperar de los cielos a su Hijo, al cual resucitó de entre los muertos, a Jesús, quien nos libra de la ira venidera.

Romanos 8:1-2 escribió: 
Por consiguiente, no hay ahora condenación para los que están en Cristo Jesús, los que no andan conforme a la carne sino conforme al Espíritu. Porque la ley del Espíritu de vida en Cristo Jesús te ha libertado de la ley del pecado y de la muerte.

Apocalipsis 1:5 escribió: 
y de Jesucristo el testigo fiel, el primogénito de los muertos, y el soberano de los reyes de la tierra. Al que nos amó, y nos lavó de nuestros pecados con su sangre,

Romanos 6:22 escribió: 
Mas ahora que habéis sido libertados del pecado y hechos siervos de Dios, tenéis por vuestro fruto la Santificación, y como fin, la vida eterna.


Entonces, ¿DE QUÉ NOS LIBRÓ JESÚS?

Según se ve en todos estos versículos, nos libró del dominio de las tinieblas, de nuestros pecados, de la ley del pecado y de la muerte, de la ira venidera, de la transgresión... ¿Cómo fue que nos liberó de todo esto?
Colosenses 2:14 escribió: 
anulando el acta de los decretos que había contra nosotros, que nos era contraria, quitándola de en medio y clavándola en la cruz.
Entonces, de lo que nos libró Jesús fue de la condena de muerte que existía en nuestra contra. ¿Y por qué estábamos condenados a muerte?
Romanos 6:23 escribió: 
Porque la paga del pecado es muerte, mas la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro.
¡Estábamos condenados a muerte por pecadores! Entonces ésta es la ley del pecado, el que por haber pecado, se nos condenó a muerte.

¿ENTONCES JESÚS NOS HIZO LIBRES DE CUÁL LEY?

Romanos 3:31 escribió: 
¿Luego por la fe invalidamos la ley? En ninguna manera, sino que confirmamos la ley.
No de la Ley a la que se refiere aquí, por supuesto.

VERSÍCULOS QUE NOS DEMUESTRAN QUE HEMOS HECHO LIBRES DE LA LEY (¿de cuál LEY?):

Romanos 6:14 escribió: 
Porque el pecado no se enseñoreará de vosotros; pues no estáis bajo la ley, sino bajo la gracia.
¿A cuál ley se referirá aquí Pablo? Al parecer se refiere a la SEGUNDA parte de la Ley, la que establece la multa por el pecado.
Romanos 7:4 escribió: 
Así también vosotros, hermanos míos, habéis muerto a la ley mediante el cuerpo de Cristo, para que seáis de otro, del que resucitó de los muertos, a fin de que llevemos fruto para Dios.
¿A cuál ley morí? Obviamente a la ley del pecado... Ahora observa esta parte "...para que seáis de otro..." ¡Momento! ¿A quién pertenecía antes? ¿A quién pertenezco ahora? Ahí lo dice claramente. Antes era del adversario, sujeta a la ley del pecado (es decir, bajo la penalidad de la ley); pero
Gálatas 2:20 escribió: 
Con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, mas vive Cristo en mí; y lo que ahora vivo en la carne, lo vivo en la fe del Hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a sí mismo por mí.
Antes estaba condenada a muerte, el adversario quería matarme; pero cuando reconocí que el Mesías dio el pago del rescate por mí en la cruz, allí mismo también morí yo, y después el Espíritu Santo me dio vida nuevamente, haciéndome nacer de nuevo. Por lo tanto, ya no se me puede aplicar la ley del pecado (la SEGUNDA parte de la ley, la de la penalidad) porque ¡ya estoy muerta para esa ley! Antes le pertenecía al adversario; pero por la Sangre de Jesús, ahora le pertenezco a Él.
Hebreos 10:1 escribió: 
Porque la ley, teniendo la sombra de los bienes venideros, no la imagen misma de las cosas, nunca puede, por los mismos sacrificios que se ofrecen continuamente cada año, hacer perfectos a los que se acercan.
Esta ley es la de los sacrificios y rituales sacerdotales; esta ley tampoco fue abolida, sino sólo cambiada. Ahora el Sumo Sacerdote es Jesús, y nosotros somos los sacerdotes. El libro de Hebreos NO se refiere a la Ley del Eterno, la Torá.
Romanos 7:12 escribió: 
De manera que la ley a la verdad es santa, y el mandamiento santo, justo y bueno.
Está claro que la Ley del Eterno jamás ha estado errada, jamás fue abolida, no se ha acabado, porque es perfecta, es santa, justa y buena.
Romanos 7:14 escribió: 
Porque sabemos que la ley es espiritual; mas yo soy carnal, vendido al pecado.

Este versículo está íntimamente relacionado con este otro:
Romanos 8:5 escribió: 
Porque los que son de la carne piensan en las cosas de la carne; pero los que son del Espíritu, en las cosas del Espíritu.
Por lo tanto, se infiere que el que es carnal sólo piensa en las cosas de la carne, lo material, lo pecaminoso, lo que le desagrada al Eterno; pero el espiritual piensa en las cosas espirituales, es decir, en la ley del Eterno, que es espiritual.
Gálatas 3:13 escribió: 
Cristo nos redimió de la maldición de la ley, habiéndose hecho maldición por nosotros (porque escrito está: MALDITO TODO EL QUE CUELGA DE UN MADERO)
Es decir, de la SEGUNDA parte de la ley, la que se refiere a la penalidad por el pecado.
Gálatas 5:1 escribió: 
Para libertad fue que Cristo nos hizo libres; por tanto, permaneced firmes, y no os sometáis otra vez al yugo de esclavitud.
¿Libertad para qué? Entendamos esto: nadie es totalmente libre, la libertad absoluta simplemente no existe. Todos estamos obedeciendo a algo o a alguien SIEMPRE. Y sabemos que en este mundo sólo existen dos bandos: el del Eterno y su Hijo, y el del adversario y sus huestes. Así que cuando fuimos liberados del imperio de las tinieblas, dejamos de ser esclavos del adversario y pasamos a ser esclavos del Eterno, ciudadanos de Su Reino.
Juan 1:17 escribió: 
Porque la ley fue dada por medio de Moisés; la gracia y la verdad fueron hechas realidad por medio de Jesucristo.


¿QUÉ ES LA GRACIA?

biblia81


Mucho se ha hablado de la GRACIA, afirmando que ya no estamos bajo la ley, sino bajo la gracia. Vamos a definir primero qué es la gracia.

Gracia es  un favor, un don o una concesión que se concreta sin ningún merecimiento en particular.

En teología cristiana se entiende por gracia divina o gracia santificante un favor o don gratuito concedido por Dios para ayudar al hombre a cumplir los mandamientos, salvarse o ser santo, como también se entiende el acto de amor unilateral e inmerecido por el que Dios llama continuamente las almas hacia Sí.

Esto último lo saqué de Wikipedia, y no podrán poner en tela de juicio la imparcialidad de la definición. Observen que la gracia es para ayudarnos a cumplir con los mandamientos del Eterno. Sorprendente, ¿verdad?

Entonces...

¿DE QUÉ NOS HIZO LIBRES JESÚS?

Analicemos el siguiente texto:

"Juan 8:3-11 escribió: 
3 Entonces los escribas y los fariseos le trajeron una mujer sorprendida en adulterio; y poniéndola en medio,

4 le dijeron: Maestro, esta mujer ha sido sorprendida en el acto mismo de adulterio.

5 Y en la ley nos mandó Moisés apedrear a tales mujeres. Tú, pues, ¿qué dices?

6 Mas esto decían tentándole, para poder acusarle. Pero Jesús, inclinado hacia el suelo, escribía en tierra con el dedo.

7 Y como insistieran en preguntarle, se enderezó y les dijo: El que de vosotros esté sin pecado sea el primero en arrojar la piedra contra ella.

8 E inclinándose de nuevo hacia el suelo, siguió escribiendo en tierra.

9 Pero ellos, al oír esto, acusados por su conciencia, salían uno a uno, comenzando desde los más viejos hasta los postreros; y quedó solo Jesús, y la mujer que estaba en medio.

10 Enderezándose Jesús, y no viendo a nadie sino a la mujer, le dijo: Mujer, ¿dónde están los que te acusaban? ¿Ninguno te condenó?

11 Ella dijo: Ninguno, Señor. Entonces Jesús le dijo: Ni yo te condeno; vete, y no peques más.

Una pregunta: ¿abolió Jesús aquí la ley del adulterio, la que dice que es pecado? ¡NO! No, el adulterio SIGUIÓ SIENDO pecado aún después de este incidente. Lo significante aquí es la última parte: NO PEQUES MÁS.

Es decir, la GRACIA es perdonar nuestros pecados, el habernos salvado de la SEGUNDA parte de la Ley, la que establece la penalidad.

¿Esto nos exime del cumplimiento de los mandamientos del Eterno? ¡NO! Ahí claramente Jesús le dice a la mujer: has cometido adulterio, te perdono, pero no lo vuelvas a hacer, pórtate bien, sé obediente a mis mandamientos.

Ahora, para arrojar aún más luz a esta intrigante pregunta con la que titulé este artículo, veamos algo muy interesante.

En la época de Jesús, co-existían al menos cuatro tipos diferentes de leyes:
  • La Ley del Eterno. La Torá, sus mandamientos santos, justos, buenos.
  • La ley rabínica oral. Las tradiciones de hombres, las ordenanzas de los rabinos y los sabios de bendita memoria. Lo cual después se puso por escrito y se le conoce como Talmud.
  • La ley de los diferentes grupos de judíos. Diferentes sectas existían en aquella época, entre ellas las de los zelotes y los esenios.
  • La ley romana, pues estaban bajo la dominación del Imperio Romano.

Entonces, tomando en cuenta todo lo que hemos analizado hasta hoy con todos estos versículos, cuando un versículo se refiera a "la Ley" en connotación negativa, ¿podrá estarse refiriendo a la Ley del Eterno, ésa que es justa, pura y santa? ¡NO! Por fuerza tendría que referirse a la ley del pecado o a la ley rabínica (contra la cual Jesús siempre estuvo en contra).

Nadie puede vivir sin leyes, de hecho. Decide que no existen leyes para ti, y verás que si te pasas un rojo o chocas un carro, te llevarás tremenda multa. El hecho de que alguien decida vivir sin leyes no significa que podrá vivir sin leyes; lo único que significa es que se la pasará de multa en multa y terminará en prisión.

¿Y qué me dices de los hogares en donde los padres no tienen reglas para sus hijos? ¿No es verdad que esos hijos crecen siendo unos inadaptados sociales, siempre queriendo hacer su voluntad y atravesándose por todos lados? ¿Por qué somos tan buenos para poner reglas a los demás, y con tanta facilidad aceptamos que el Eterno nos ha dejado sin reglas a nosotros?

Más aún, los psicólogos y los buenos padres saben que entre más claras y específicas sean las reglas de una familia, y entre más firmeza y coherencia exista para hacerlas cumplir, los hijos crecerán con menos confusión y con mayor seguridad en sí mismos.

Te voy a comprobar que el Mesías NO pudo venir a hacernos libres de las reglas (como afirmó aquel hermano que les mencioné al principio):
"Apocalipsis 20:12-13 escribió: 
12 Y vi a los muertos, grandes y pequeños, de pie ante Dios; y los libros fueron abiertos, y otro libro fue abierto, el cual es el libro de la vida; y fueron juzgados los muertos por las cosas que estaban escritas en los libros, según sus obras. 13 Y el mar entregó los muertos que había en él; y la muerte y el Hades entregaron los muertos que había en ellos; y fueron juzgados cada uno según sus obras.

Observa, por favor. Ahí no dice "si hiciste tu oración de fe". De hecho, desde el momento en que están siendo juzgados los que están en el Libro de la Vida, es que se refiere a todos los que hicieron su oración de fe, es decir, a todos los que creyeron y aceptaron el regalo de Salvación del Mesías. Pero entonces ¿no es verdad que una vez salvos siempre salvos, como nos han enseñado en las iglesias? Bueno, aquí la Biblia es muy clara. No nos van a juzgar por nuestros sentimientos, por si ya no tengo traumas de la niñez, o por si siempre estuve cantando muy feliz por ser salva, o levantando las manos en la iglesia.

¿No te inquieta saber que serás juzgado según tus obras? ¿No te gustaría estar seguro que tus obras serán bien recibidas en aquel día? ¿No quisieras estar seguro de que lo que estás haciendo hoy está dentro del área de aceptación del Padre, dentro de sus parámetros? Porque mira aquí:
Apocalipsis 12:17 escribió: 
Entonces el dragón se llenó de ira contra la mujer; y se fue a hacer guerra contra el resto de la descendencia de ella, los que guardan los mandamientos de Dios y tienen el testimonio de Jesucristo.

Apocalipsis 14:12 escribió: 
Aquí está la paciencia de los santos, los que guardan los mandamientos de Dios y la fe de Jesús.

Ahí está. Ahí está la respuesta. Guardar los mandamientos del Eterno, y la fe DE Jesús. Nota que no dice la fe EN Jesús, sino la fe DE Jesús. ¿Y cuál es la fe DE Jesús?
Juan 7:16 escribió: 
Jesús les respondió y dijo: Mi doctrina no es mía, sino de aquel que me envió.


Querido hermano, es la hora de despertar de este sopor en el que hemos estado sumergidos por siglos, bajo los influjos de los engaños del adversario. Porque ¿quién es el único que está interesado en que nos alejemos de la Correcta Dirección y desviemos nuestra mirada del único Camino, Verdad y Vida, que es el Mesías correcto?

La única LEY de la que nos hizo libres el Mesías fue de la ley del pecado y de la muerte, del dominio que las tinieblas tenían sobre nosotros incitándonos a pecar.


La gracia de la Salvación es el primer paso; el segundo paso es entrar en el NUEVO PACTO con Él, aceptar sus cláusulas, y permitirle que comience un proceso de perfeccionamiento (llamado Santificación) que nos lleva a parecernos cada vez más a su amado Hijo Jesús (Yeshúa).


Por esta gracia, nosotros ya no tenemos que obrar para que nuestros nombres sean escritos en el Libro de la Vida... Ahora nosotros tenemos que obrar para evitar que nuestros nombres sean borrados de ese Libro:
Apocalipsis 3:5 escribió: 
El que venciere será vestido de vestiduras blancas; y no borraré su nombre del libro de la vida, y confesaré su nombre delante de mi Padre, y delante de sus ángeles.

Mateo 10:22 escribió: 
Y seréis aborrecidos de todos por causa de mi nombre; mas el que persevere hasta el fin, éste será salvo.

Es evidente que tenemos una responsabilidad, la de perseverar. Pero no bajo nuestras propias reglas; las reglas las pone nuestro Padre que está en los Cielos. Para eso envió a Yeshúa, para deshacer las obras de satanás llamadas leyes orales rabínicas, tradiciones y ordenanzas de hombres.

Pero lamentablemente los creyentes cayeron en otro engaño de satanás: las leyes inventadas por los padres de la iglesia de  Roma, las tradiciones y ordenanzas de hombres, los sincretismos, muchos de los cuales seguimos aún hoy en día.

Éste es el último filtro, es la llamada de alerta.
Apocalipsis 1:7 escribió: 
He aquí que viene con las nubes, y todo ojo le verá, y los que le traspasaron; y todos los linajes de la tierra harán lamentación por él. Sí, amén.


¡Shalom!  
 



 
avatar
blank.gif Graciela Femenino
Site Admin
 
Registrado: Octobre 2017
Mensajes: 409
  Compartir
  • Volver arriba Página inferior
 



Página 1 de 1
 


Ocultar¿Este tema fue útil?
Compartir este tema
Correo a un amigo Facebook Twitter Windows Live Favorites MySpace del.icio.us Digg SlashDot google.com LinkedIn StumbleUpon Blogmarks Diigo reddit.com Blinklist co.mments.com
technorati.com DIGG ITA linkagogo.com meneame.net netscape.com newsvine.com yahoo.com Fai Informazione Ok Notizie Segnalo Bookmark IT fark.com feedmelinks.com spurl.net
Enlazar este tema
URL
BBCode
HTML
OcultarTemas parecidos
Tema Autor Foro Respuestas último mensaje
No hay nuevos mensajes Identificando al Verdadero Mesías Graciela El Nuevo Pacto 2 Lun 09 Oct, 2017 18:03 Ver último mensaje
Graciela
No hay nuevos mensajes ¡El Shabbat resulta una sombra profética... Graciela Anécdotas y Testimonios 0 Jue 26 Oct, 2017 16:03 Ver último mensaje
Graciela



Usuarios navegando en este tema: 0 registrados, 0 ocultos y 1 invitado
Usuarios registrados conectados: Ninguno